Historia del municipio de Cartes

 
 
  • Los orígenes

 

El municipio de Cartes localizado en la zona central de la franja costera de la región, presenta un clima templado y húmedo y se extiende desde la vertiente norte de la Sierra de Ibio con altitudes de 260 m. descendiendo por suaves laderas hasta la vega del río Besaya en su borde oriental. Límite del Parque Natural Saja-Besaya ocupa una superficie de 19,02 km2 y tiene 5.733 habitantes (2016), concentrados sobre todo en los pueblos bajos de Santiago y en Cartes.

Existen pruebas de la presencia en éste territorio de asentamientos humanos ya en época del Paleolítico Medio 95.000 a 35.000 años a. c. en el territorio de Cartes.

      •         La Cuevona en Bedicó: el yacimiento paleolítico más importante en la zona.
      •         Cueva “Gurugú II”: yacimiento casi intacto de época Musteriense.
      •         Miradorio en Santiago de Cartes: depósito de útiles datados en el Paleolítico Inferior.

Estos valles darán sustento a una población que además de la caza de grandes animales y la recolección de frutos incorpora paulatinamente la ganadería como forma de sustento. Pequeñas comunidades se asientan sobre todo en los pastos de las cotas más altas.

      •         Monte del Iso en  Mercadal: Menhir y construcciones megalíticas. 

  • La época romana

 

Es posible que con anterioridad al fin de las “guerras cántabras”, en el año 19 a. c., las minas de Mercadal ya estuvieran explotadas. A diferencia del resto de la región, donde el proceso de romanización fue tardío y lento, la cuenca del Besaya constituyó la vía de colonización romana más importante. La calzada, llamada “Itinerario de Barro”, discurre a media ladera del municipio siendo Mercadal su objeto económico principal.

      •        Mercadal: galerías de la mina de época romana.
      •        Riocorvo y San Miguel: restos de viario romano-medieval.
      •        Yermo: Puente de Lanjarera, atribuido a época romana.

  • La Edad Media

 El derrumbamiento del estado visigodo (s. VIII)  y la rápida conquista militar de su territorio por el Islam  no afectó sustancialmente a los pobladores de esta cuenca baja del Besaya que no conocieron la presencia musulmana en sus tierras.

El nacimiento de los núcleos de población estable en el municipio de Cartes va a producirse hacia el año 750, a partir de la repoblación  que llevará a cabo Alfonso I, rey de Asturias. La acción del monarca iba encaminada a poblar nuevamente las Asturias de Santillana con grupos de gente que huían de la ocupación árabe y los que fueron traídos del norte de la Meseta para conformar un gran desierto estratégico en la cuenca del Duero.

En tiempos de Ordoño I (821-866), los obispos Severino y Ariulfo, refugiados en el pequeño valle de Cohicillos levantarán unos de los primeros monasterios de nuestra región bajo la advocación de Santa Marina. El Monasterio de Yermo y las “eclesias” que administraba dentro de su “coto” contribuirán a la fijación de población a través de una mayor y más sistemática explotación del suelo. En el año 853 lo donaron al obispo Serrano de Oviedo.  En ésta época se documenta Yermo “Hermo”, Bedicó “Fontem Vellicam”, Bustillo “Bustelli”, Riocorvo “Rivo Curbo” y San Miguel “Sancti Micaelis de Quo”.

Con la expansión de los territorios cristianos aumenta la seguridad del camino y la ruta del Besaya se convierte en un eje de gran importancia económica. Según avanza la Baja Edad Media  se levantarán magníficos edificios románicos como el de Yermo y la iglesia de San Martín de Cartes (hoy desaparecida).

      •        Santa María de Yermo: iglesia románica. Monumento del Tesoro Artístico Nacional (Real orden 04 de julio de 1930).
      •        Casona Oviedo en Cartes: interesante fachada gótica.
      •        Casona de los Maladino en Cartes: primitivo palacio gótico.

También fue éste camino una importante ruta hacia Santiago de Compostela. Se levantaron hospitales que proporcionaron alivio a los peregrinos; los de Riocorvo y Cartes se documentan ya en el s. XV y s. SVI.

      •        Ermita de San Roque en Cartes: antiguo Hospital de San Sebastián.
      •        Hospital de la Magdalena en Riocorvo: Hospital de la Orden de San Lázaro (Beaterío de San Lázaro).

A partir del s. XIV se van consolidando los importantes señoríos de la zona. Según consta en el Becerro de Behetrías, ya en el año 1351 la Villa de Cartes era la más importante de la comarca y una de las más relevantes, siendo un lugar muy codiciado por los dos linajes más destacados de la época: el señorío de Castañeda y la Casa De la Vega.  Mercadal recaerá en la jurisdicción del Abad de Santillana, Sierra Elsa y Cohicillos en la jurisdicción de los De la Vega, señores que fueron luego marqueses de Santillana y duques del Infantado y Cartes pertenecerá desde entonces al señorío del conde de Castañeda (título condal concedido por el rey Juan II de Castilla en 1429). Los señores tuvieron en la nobleza local un apoyo decisivo para mantener sus privilegios y controlar a sus vasallos. Los Ceballos, los Quijano y sobre todo los Bustamante, en una época de inseguridad política y luchas “banderizas” levantaron sus casas-fuerte como demostración de su poder y del control del territorio.

      •        Molino de la Fuente en Santiago: restos del solar de los Bustamante.
      •        La Casona de Yermo: primitiva casa-fuerte de Bustamante de Belmonte.
      •        Casona del capitán D. Miguel Velarde en Cartes: primitivo solar de los Bustamante.

  • La Edad Moderna

 

A finales del s. XV los condes de Castañeda (D. Garci Fernández Manrique y Doña Aldonza Téllez), que también ostentaban el título de marqueses de Aguilar, promoverán la construcción de un singular torreón-castillo donde centralizaron la administración de sus estados en todas las Asturias de Santillana. Los Torreones de Cartes fueron la sede que concentró la gestión y también el lugar de residencia del corregidor condal.

      •       Torreón de Cartes: castillo de los Manrique de Lara.
      •       Ermita de Santiago y San Felipe en Santiago: original del s. XV con un mural de Padrós del s. XX.

En éste mismo s. XV, quizá el más próspero para la Villa, se consolida Cartes como el lugar principal de abastecimiento y tránsito de mercancías de toda la comarca. Los Reyes Católicos en una sentencia firmada en Córdoba en 1478 dejaron escrito: “La dicha villa de Cartes es lugar más poblado e mejor proveído de la comarca de los otros valles.”

El intercambio comercial más importante, a excepción de las ferias de ganado fue la importación de vino procedente entre otros de Nava del Rey y de Rueda en la provincia de Valladolid; en menor medida de

cereales, complementado con la exportación de madera y de hierro producido en las ferrerías de Cohicillos y de Rucha (frente a Riocorvo).

La ferrería de Rucha fue el único establecimiento industrial de relevancia en toda la zona occidental de Cantabria hasta el s. XIX. El mineral traído de Mercadal y más tarde de Cabarga y Somorrostro a través del puerto de Requejada, se manufacturaba y exportaba casi en su totalidad hacia Nava del Rey y Rueda, cerrándose así el circuito comercial iniciado con vinos y cereales. Las ferrerías provocaron también el agotamiento de gran parte de los montes de Cohicillos y Cartes para la producción de carbón.

      •         Molino de Belmonte en Yermo: restos de ferrería de ladera.

Las ferias de ganado anuales fueron una actividad comercial importante para la villa, no sólo por las transacciones económicas que generaban sino por la proyección de Cartes en todo el ámbito regional. Después de las de Reinosa, las ferias de Cartes llegaron a considerarse las más importantes de toda la región.

La economía de estos pueblos se basaba en la agricultura y la ganadería, una economía de subsistencia que obligó a parte de la población a emigrar a América (“las Indias”).

      •        Casona de Obregón en Cartes: del indiano D. Miguel de Peredo.
      •        Casona Mier y Terán en Mercadal: del indiano D. Gaspar de Mier.
  • La Edad Contemporánea

 

Durante el s. XVIII, de una manera muy singular, se desarrolló en este municipio el fenómeno del “Jándalo”; emigrantes montañeses a tierras andaluzas (concretamente al Puerto de Santa María, Puerto Real y Cádiz) que administraron y regentaron algunos negocios relacionados con comestibles ultramarinos y cuyas rentas provocaron un espectacular desarrollo urbano en sus pueblos de origen, sobre todo en Riocorvo.

      •        Casona en Mijarojos: de la familia Campuzano Peredo.
      •        Casona de Los Arcos en Corral: de la familia Hontoria.
      •        Las Casonas de los Alonso en Riocorvo.
      •        Casa de los Púlpitos en Riocorvo: de la familia Fernández Caballero.
      •        Casa del Licenciado Bustamante en Riocorvo.
      •        Casona del Ribero en Santiago: de la familia García del Ribero.
      •        Capilla de San José en Riocorvo: de la familia Vélez.
      •        Nuestra Señora de la Concepción en Cohicillos: de la familia Velarde Alonso.
      •        Capilla de la Divina Pastora en Cartes: de la familia Oviedo.

A mediados del s. XVIII, el Camino Real (1748-1753) de Santander a Reinosa transformará el municipio. Esta gran obra de ingeniería de la ilustración intensificó el tráfico de lanas y, tras la creación del Consulado Marítimo terrestre de Santander y la apertura del mercado de las Colonias, se convirtió en la gran vía comercial de la región, lo que impulsó los acarreos del trigo en grano, la harina y vinos castellanos.

      •        Puente de Santiago: la obra de ingeniería más importante de todo el Camino Real.
      •        Puente del Carabete en Cartes.
      •        Puente Pedriz en Riocorvo.

Durante el s. XIX el municipio de Cartes va conformándose tal y como hoy lo conocemos. En 1835 el concejo de Cohicillos (Riocorvo, Yermo, Corral y San Miguel) se anexiona a la vieja jurisdicción de Cartes (Cartes, Bedicó, Mijarojos, La Barquera y Santiago) y no fue hasta 1892 cuando se agregaron los concejos de Mercadal y Sierra Elsa.

El nuevo siglo descubrió nuevos atractivos en Cartes. Su paisaje, su clima y los baños termales (Las Caldas del Besaya), atraerán a un incipiente turismo, propiciarán la construcción de residencias veraniegas y la reforma de viejos solares familiares.

      •        Casa Puebla de Los Ángeles en Cartes: edificio historicista (vivienda).
      •        Fábrica de Hilaturas en Riocorvo: fábrica situada junto al río Besaya.

Mediado el s. XX el carácter eminentemente rural de estos pueblos ya se había transformado definitivamente. Se constatan la emigración de la población joven, la aparición del obrero mixto, la ganadería intensiva y la sustitución en los montes de arbolado autóctono por eucalipto.

En la actualidad Cartes es un municipio dinámico, integrado en la comarca del bajo Besaya, importante núcleo industrial de la región. La cercanía a la ciudad de Torrelavega, es clave para entender las transformaciones del municipio en los últimos años; rápido crecimiento de población, establecimiento de pequeñas y medianas empresas, despegue de una actividad comercial casi perdida y, simultáneamente el dar respuesta como municipio, a ésas necesidades de servicios planteadas por una población joven y exigente que va en aumento.